Leer a Alemán (Sobre el libro: Horizontes Neoliberales de la subjetividad)

Por Leonardo Vera

 

Leer a Jorge Alemán es la experiencia de pensar en los límites por los que el psicoanálisis se afirma como doctrina. Es afrontar las consecuencias de las ideas ya libres del sujeto que las enuncia. Cierta dimensión poética se activa en nosotros por esa relación a la lengua con que Alemán enfrenta lo complejo, eso que nos deja fuera junto a él, fuera de la teoría-sistema y como refugio que garantizaría cierta inmunidad. Ya no estamos a salvo de esas ideas, las de ese Otro, el filósofo. Los Pensadores, esos autores de obras que nadie alcanza del todo. Entendemos que quisieron conservar en sus modos particulares de enunciación con el estilo que los cifra, la complejidad que los hacía inexpugnables. Pero Jorge Alemán los desnuda, los piensa a partir sus axiomas y acepta hacerlos concluir en un juicio que cierne en una frase, en su intento hacer avanzar las ideas y avanza con ellos. Supone que conocemos el sistema o marco teórico que los sostiene, se desentiende de las explicaciones comprensivas. Sabe que si llegamos hasta aquí es porque los nombres que invoca atrapan las ideas y eso basta. Confía en el discernimiento del lector, y eso pasa poco ahora… Lo que se nos presenta es el pensamiento libre de los ornamentos de Yo. Nos dice que es así porque lo anima la prisa con que lo “real” acelera la realidad. Son sus reflexiones sobre la marcha de las cosas.

Su axiomática es sencilla y la usa para balizar el territorio del Pensamiento. Nos dice, por ejemplo que cuando se trata del orden simbólico del lenguaje en sus distintas variantes y modos de comparecencia, siempre se deben distinguir dos dimensiones distintas en dicho orden. El orden estructural u ontológico del lenguaje con respecto a la constitución del sujeto que lo precede, y que éste exige ser distinguido de la dominación construida de una forma socio-histórica. Lo que le permite concluir que “Actualmente el Neoliberalismo disputa el campo del sentido, la representación y la producción biopolítica de la subjetividad.” Esta caracterización del Capitalismo en su nuevo modo de producción Neoliberal, como forma de opresión y régimen de dominación, es radicalmente distinto a lo que hemos conocido. No requiere de una formación exterior. Aparecerá produciendo subjetividades, porque el mercado funcionará como un dispositivo que se nutre de una permanente presión que impacta sobre las vidas, marcándolas con el deber de construir una vida feliz y realizada. Se instala en la dimensión clínica con la que tenemos que tratar desde el psicoanálisis. “La depresión como epidemia, el consumo adictivo de fármacos, el hedonismo depresivo de los adolescentes, las patologías de la responsabilidad desmedida, el sentimiento irremediable de estar en falta, la asunción como “problema personal” de aquello que es un hecho estructural del sistema de dominación, confirma la primacía del yo y los distintos relatos de “autorealización”.”

Entonces la clínica aparecerá ligada a la dimensión política. Porque la política Neoliberal, se disimula como consenso, y está sostenida en el consumo, en la inclusión en el mercado prescindiendo de mediación alguna. Lo que fundamenta -es importante destacar- en el debate y discrepancia con E. Laclau y su teoría de de la Hegemonía, en tanto a diferencia de éste Jorge Alemán destaca que esta mutación del Capitalismo actual que es el Neoliberalismo, no constituye Hegemonía (la discusión es ardua y atraviesa las inconsistencias en el fundamento de la lógica). La consumación que alcanzan los medios de producción de subjetividad, hará que la política aparezca desconectada de la vida real. Es entonces que aparece la operación del analista, la función del psicoanálisis que deberá apropiarse de su dimensión ontológica, provisto de un concepción del sujeto y de lo real, que es imposible suturar por ser el único discurso que no se desentiende de la falla, de la falta, de lo no dialectizable del goce, ni de la división constituyente del sujeto.

Nos recuerda que en la teoría de Lacan que el sujeto no es la subjetividad, y que esta diferencia es fundamental para entender la modalidad que denuncia. Dicho en nuestras palabras, porque amor, demanda y deseo no se subsumen en los dispositivos que disciplinan la sexualidad. Que existe un sujeto que no se somete a la muerte pero acepta la finitud, no sucumbe a los ideales porque se sostiene en la tensión entre el ideal del yo y el yo ideal, etc.

Ejemplos de su decir:

“Sostener, [como hace el surcoreano Byung Chul-Han], que en el Neoliberalismo ya no hay inconsciente es confundir el plano óntico-empírico de la producción de subjetividades, con la brecha, la ruptura ontológica que el inconsciente implica. Una vez más no todo es apropiable por el Capital, al menos si deseamos seguir pensando lo político. Desde mi punto de vista, la confusión primera proviene de no distinguir el historicismo del lugar del a “historicidad”. En lo que hace a la existencia hablante, sexuada y mortal siempre se trata de historicidad.”

Sólo la enseñanza de Lacan nos autoriza por nuestro legado simbólico a reconocer el juicio que sobre lo político él mismo vehiculiza, y que no puede ser entregado a los procedimientos de producción de subjetividad contemporánea afines al Capital.

Para concluir la apertura a su lectura:

“Los lacanianos que votan a la derecha Neoliberal no se equivocan con respecto a Lacan. En todo caso entienden que el psicoanálisis solo puede vivir en el sueño liberal del grado cero de lo político, o se equivocaron o desean “equivocarse” con respecto a su propia nación y la suerte de su pueblo. Y a la larga, en una lectura más afinada, con la futura existencia del psicoanálisis.”

 

Miramar, 30 de agosto de 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s